UNI Radio

89.1 FM – Universidad de la Republica, Uruguay – Asociada a la Red de Radio Universitaria de Latinoamerica y el Caribe (RRULAC)

bookmark bookmark
Ismael el 24 febrero 2016

Presentación

Este documento viene a llenar una necesidad de la radio universitaria. Se trata de un material breve, de lectura obligatoria para quienes recién llegan al medio y de consulta permanente entre quienes ya lo integran. Sus objetivos son explicitar la identidad de la emisora y los principios y pautas básicas que deben regir el ejercicio radiofónico.

Abarca elementos de estilo y ética que hacen a una práctica mediática basada en principios de libertad de expresión y derecho a la información de la sociedad.

30 de diciembre de 2015

 

Acerca de UNI Radio

 

       Perfil

 

Universitaria

Porque está alojada en la UdelaR, sus gestores son universitarios y tiene el propósito de articular los saberes y la voluntad transformadora de la Universidad de la República con su contexto social, en una relación dialógica que permita la más amplia difusión de opiniones y análisis que enriquezcan la agenda nacional.

La emisora debe incluir todos los asuntos universitarios, es decir, una amplia gama temática generada desde los ámbitos de la UdelaR que incluye lo institucional, lo académico, la extensión, la enseñanza, la investigación, la interacción con la sociedad y la vida cotidiana de la comunidad universitaria. Así también el debate, la inserción estudiantil, la deserción, lo cultural, lo gremial, la salud, el trabajo, el deporte, el entretenimiento, el bienestar y el tiempo libre. Estos temas deben primar en un medio de comunicación universitario institucional, si bien también se abordarán temas nacionales e internacionales.

Institucional

Porque la frecuencia fue adjudicada a la Universidad de la República a través de la Facultad de Información y Comunicación (FIC). Su gestión integral depende de los organismos universitarios de cogobierno, más allá de que cuente con otros especialmente designados para su gestión cotidiana.
El rumbo estratégico de la comunicación estará signado por esta dependencia institucional. Los grandes objetivos y los planes a mediano y largo plazo de la UdelaR serán la guía del quehacer radiofónico. Pero como la propia Ley Orgánica destaca, el disenso y las diversas opiniones —inclusive en minoría— deben tener amplia posibilidad de difusión en todos los ámbitos de la Universidad y por tanto también en la radio universitaria

Pública

La emisora, jurídicamente, pertenece al Estado uruguayo, ámbito en el que está inscripta la Universidad de la República. Es autónoma en la toma de sus decisiones institucionales, aunque no tiene independencia económica.

Alternativa

 UNI Radio será una generadora de procesos de comunicación al servicio de los principios establecidos en el artículo 2 de la Ley Orgánica. Pondrá especial énfasis en abrir los micrófonos a actividades artísticas, comunitarias y culturales diversas, y a voces que en general no acceden a los medios masivos. Propondrá una agenda, una programación, un abordaje comunicacional y una estética distintas a las ofrecidas por los medios regidos por el mercado.

Otro aspecto muy importante de la alternatividad es la opción determinada por el propio espíritu de la Ley Orgánica universitaria y por los fundadores de UNI Radio. Esto la lleva a adoptar un perfil con una fuerte impronta ética y crítica que la hace buscar nuevas formas de hacer radio, en la producción, en los contenidos, en el relacionamiento con sus receptores, en la estética, en la búsqueda de la verdad. Se incluyen nuevos enfoques y agendas, y un involucramiento activo a nivel social, político y académico. El objetivo es lograr una mayor democratización de la comunicación en el Uruguay y en la región, junto a aquellos medios, organizaciones, movimientos e instituciones con quienes comparte objetivos y fines.

Radio escuela

La pertenencia a la Universidad de la República consagra en sus fines originales las funciones académicas de UNI Radio: el desarrollo de la enseñanza y de la investigación, así como de actividades en el medio y de extensión, con una mirada desde la integralidad. UNI Radio contribuirá a formar radialistas con los conocimientos necesarios para cumplir la profesión con calidad y con la indispensable integridad ética que exigen la Ley Orgánica universitaria y el código de ética de APU, a los que adhiere UNI Radio.

Por eso, además de cumplir las funciones institucionales de un medio profesional, vocero de la UdelaR, deberá estar al servicio de las actividades curriculares que se desarrollen en la FIC y en todos los entornos disciplinarios que se consideren pertinentes dentro de la UdelaR y del marco universitario internacional. UNI Radio se integra, fundamentalmente, por estudiantes, docentes e investigadores, junto con funcionarios no docentes, técnicos, periodistas y representantes de entidades y proyectos sociales que se consideren con pertinencia para ocupar un lugar en la grilla.

Fines

Contribuir crítica y alternativamente a la democratización de la comunicación en Uruguay

El solo hecho de que exista una radio universitaria y pública determina el aumento de la pluralidad de voces en el espectro mediático uruguayo. Esto se debe a la especificidad de contenidos y perspectivas de abordaje que se hacen de lo periodístico, educativo y cultural, determinados tanto por la Universidad de la República como por los objetivos de UNI Radio, que busca ser un medio alternativo y al servicio de la sociedad uruguaya.

La sola presencia de UNI Radio, que se relaciona, por su perfil alternativo, por ejemplo con el sistema de radios comunitarias, es un aporte concreto a esa pluralidad.

Por ello, UNI Radio tiene como tarea ser un medio distinto: en los contenidos, en los actores interpelados, y en las formas de hacer periodismo y de hacer radio.

Ser referencia para una mejor comunicación y difusión de información en el interior de la UdelaR

Se propone conformar el medio como una importante referencia para la comunidad universitaria. UNI Radio busca ser un lugar donde, además de otras funciones, se encuentre toda la información pertinente para la vida cotidiana, cultural y deportiva, y se aborden todos los problemas que puedan afectar a la comunidad. También tiene como fin ser un espacio de difusión académica y debate para estudiantes, funcionarios docentes, funcionarios no docentes, investigadores y egresados.

Promover un mayor y mejor vínculo de la UdelaR con el resto de la sociedad.

UNI Radio debe contribuir a un mayor y mejor relacionamiento e interacción de la UdelaR con la sociedad. El artículo 2 de La Ley Orgánica de 1958  explica que a esta institución le incumbe «difundir y defender la cultura» y «contribuir al estudio de los problemas de interés general y propender a su comprensión pública», entre otras actividades de extensión y vínculo con el resto de los actores nacionales.

UNI Radio también impulsará acciones que tengan como centro el desarrollo de medios democráticos y alternativos, a través de la vinculación con medios comunitarios y públicos, así como de la creación de redes y la promoción de intercambios y eventos, tanto a nivel nacional como internacional.

Mejorar el relacionamiento universitario con la región y el resto del mundo

Se busca la interacción con las radios colegas de la región y del mundo para intercambiar información y producciones, así como para realizar acciones conjuntas (coproducciones, capacitaciones) que redunden en la mejora mutua de nuestros medios, de nuestras universidades y de nuestras sociedades. Se destaca la vinculación y asociación de UNI Radio en la Asociación de Universidades Grupo Montevideo (AUGM) y en la Red de Radios Universitarias de Latinoamérica y el Caribe (RRULAC).

Contribuir a la formación curricular

UNI Radio contribuye a la preparación de profesionales con los conocimientos necesarios para desempeñarse en el medio, sin descuidar los aspectos éticos y de compromiso social asumidos por la Universidad de la República desde su nacimiento y expresados claramente en el capítulo 1, artículo 2, de su Ley Orgánica del 29 de octubre de 1958.

Es prioritaria su función de radio escuela, con la condición que la enseñanza no afecte la calidad radiofónica. UNI Radio integrará a estudiantes que realicen prácticas y actividades vinculadas con las unidades académicas. Esta relación debe ser continua, para retroalimentar la enseñanza y la producción radiofónica de forma constante.

Contribuir a la formación de conocimiento

UNI Radio acogerá actividades de investigación en todo el campo que sea pertinente, contribuyendo así, entre otras cosas, a la experimentación y la búsqueda de nuevas estéticas del lenguaje radiofónico, de los géneros y de los formatos.

Promover actividades culturales abiertas a toda la sociedad

Este aspecto, muy desarrollado en las radios universitarias de la región, busca aprovechar la identidad de la radio universitaria —sin compromisos comerciales— para contribuir al desarrollo del arte nacional y popular, fundamentalmente musical. UNI Radio pretende fomentar el desarrollo de los artistas nacionales, difundiendo sus obras e impulsando espectáculos culturales públicos, los que transmitirá cuando sea posible.

Periodismo en UNI Radio

Género

Se llama género periodístico (José Ignacio López Vigil, 1997) a la producción informativa, investigativa o de opinión sobre lo que llamamos los hechos, la realidad en la que transcurrimos.

El género periodístico se puede dividir en periodismo informativo, cuyos  formatos en UNI Radio toman la forma de boletines de noticias, notas simples, notas ampliadas, crónicas, entrevistas, carteleras, corresponsalías, móviles callejeros y ruedas de prensa.

El periodismo de opinión se expresa a través de los formatos columna, editorial, mesas redondas, entrevistas en profundidad y charlas .

El periodismo de interpretación e investigación tiene al reportaje o el microrreportaje como los formatos más usados.

Gran parte de la grilla de UNI Radio se compone de espacios periodísticos, como en la mañana institucional, pasando por los microinformativos universitarios. También existen programas no periodísticos que, sin embargo, incluyen momentos informativos, de análisis, de investigación o de opinión.

La materia prima de UNI Radio, entonces, son los hechos que han sucedido. Lo más importante es cómo se abordan; qué se selecciona de la información, cómo se relaciona con otros hechos y cómo se analiza para transformarla en noticias, informes o reflexiones. Esos elementos del proceso determinan que la noticia emitida y el análisis difundido sean inevitablemente una versión de la realidad. Con esto UNI Radio da por sentado que la objetividad, por más que se pregone, es una utopía. Siempre habrá un sesgo determinado por el material abordado, el método empleado para hacerlo, los conocimientos sobre el tema y la ideología del periodista, presentes en cualquier actividad mediática. En UNI Radio se exige responsabilidad y rigor, para evitar así la superficialidad o la manipulación de la información.

Otro precepto a respetar es el derecho a réplica de organizaciones, instituciones o personas sobre informaciones que se hayan emitido en UNI Radio. La propia condición de radio escuela universitaria exige ser un permanente lugar de enseñanza, aprendizaje e investigación sobre el género. Se trata de formar a periodistas capacitados en el manejo de las técnicas periodísticas radiales, pero con una mirada ética, a la altura de los valores defendidos por la universidad pública. En ese sentido, además de pregonar los principios de la Ley Orgánica universitaria, UNI Radio adhiere al código de ética de APU, que guía la actuación de todos los periodistas agremiados o que se sientan identificados con él.

Ética de UNI Radio

Cumple con la Ley Orgánica de la Udelar del 29 de octubre de 1958, en especial con el artículo 2, capítulo 1.

Adhiere al código de ética de APU, que intenta orientar el trabajo de los periodistas uruguayos en su trabajo profesional, y recomienda su lectura.

Respeta la libertad de expresión del emisor, así como el derecho a recibir información por parte del receptor o del interlocutor. Si bien UNI Radio respetará la expresión de ideas con total libertad, también se deberá tener en cuenta el derecho del receptor a recibir toda la información necesaria y posible, debidamente corroborada en su veracidad, para que saque sus propias conclusiones. Nunca se debe ocultar información, si es pertinente para analizar un hecho de interés público, por razones ideológicas o personales del difusor.

Conforma una agenda propia. Será prioritaria en los contenidos de la radio y estará determinada por los fines de la emisora. Es un elemento fundamental de la razón de ser de UNI Radio.

No usa lenguaje o conceptos que estigmaticen, descalifiquen o discriminen a grupos o personas por su pertenencia política, sexual, étnica, etaria, etcétera. Es un criterio de defensa de los derechos humanos que nunca se deberá dejar de lado. En cuanto al uso del humor, no se censura, aunque sí se pide que los periodistas eviten palabras o comentarios groseros o chabacanos, aun cuando estos tengan una finalidad humorística.

Consulta a más de una fuente, las que deberán ser mencionadas. Para ser difundida, la noticia debe ser corroborada en forma razonable por el periodista. Además, cuando haya distintos puntos de vista se debe acceder a fuentes que manifiesten esas confrontaciones.

El armado de la información debe ser correctamente sopesado, para evitar incurrir en errores y apreciaciones que desprestigien al periodista y el medio, y sobre todo para no desinformar al oyente. UNI Radio, aunque pretende acompañar la realidad, no es una cazadora de primicias a cualquier costo, sino un medio responsable.

Utiliza, permanentemente, fuentes de la UdelaR, para aprovechar la riqueza de información y conocimiento que se generan en la institución y porque UNI Radio es un medio de difusión a su servicio, lo que hace la razón de su existencia.

Ofrece a cualquier persona, institución u organización derecho a réplica al aire, cuando se sientan afectadas por informaciones o dichos que se hayan volcado en las emisiones o en los instrumentos escritos y gráficos de UNI Radio, incluyendo su página web institucional.

Hace un buen uso de la lengua española, tanto en la escritura de guiones e informes, como al aire. Véase el estilo de UNI Radio. 

Agendas

Las agendas de UNI Radio pueden dividirse en propia y cotidiana.

La agenda cotidiana es ineludible: constituye aquello que tratan todos los medios del país y del mundo simultáneamente. Estos temas no se pueden evitar, si bien es posible abordarlos desde otras perspectivas, consultando fuentes distintas a las habituales y con otra presentación de contextos. Sin embargo, no se forzarán situaciones en el intento de parecer alternativos.

Sin centrarse en la UdelaR exclusivamente, no se debe olvidar que en esta institución existen fuentes e información original y autorizada para casi para cualquier tema. Es el deber y tarea de UNI Radio difundir y trabajar con esas fuentes; ese es su mayor aporte. UNI Radio está al servicio de la UdelaR y de la sociedad uruguaya a la que pertenece.

La agenda propia es la que genera la radio con sus producciones y enfoques. UNI Radio, sobre la base de su perfil y sus objetivos, camina por un sendero propositivo. Su agenda alternativa, en cuanto tiene una especificidad universitaria, debe tratar aspectos que van desde la investigación a la enseñanza, la extensión, la cultura, lo deportivo, lo gremial, el bienestar y todos los aspectos de la vida cotidiana de la comunidad universitaria.

Ese movimiento se realiza adentro y afuera de la institución, ya que es un medio de comunicación interno que, al mismo tiempo, busca difundir lo que hace la Universidad de la República e interactuar de forma constructiva con la sociedad.

También se trata de una actitud activa, en cuanto a que UNI Radio es también un actor de la realidad nacional. Al mismo tiempo que respeta las pautas de la honestidad periodística y el derecho sin restricciones de la ciudadanía a la información, así como la difusión de todas las posiciones –como expresa explícitamente la Ley Orgánica universitaria–, institucionalmente toma partido por ciertos temas, como la aprobación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y su aplicación.

Audiencias

Primer nivel, prioritario: la comunidad universitaria. Es clave en esta etapa de desarrollo. Incluye a estudiantes, egresados, funcionarios docentes, funcionarios no docentes y sus familias. Este proyecto de medio debe afianzarse y proyectarse desde su propia comunidad, que es variada y cuantitativamente importante. No tendría razón de ser un medio que no privilegiara la comunicación interna de su comunidad de pertenencia.

Segundo nivel: la comunidad o sociedad vinculada fuertemente con la Universidad de la República. Se trata de aquellas comunidades que ya están en relación con la institución. Se destacan aquí el movimiento sindical, cooperativo, de microempresas y social –de cualquier tipo– que ya tengan una vinculación con la UdelaR, por vía de convenios, extensión, investigación, enseñanza, capacitación, asesoramiento, etcétera. Es una audiencia potencial, que puede estar predispuesta a vincularse más directamente con la UNI Radio.

Tercer nivel: el resto de la sociedad. La Universidad de la República está al servicio de toda la sociedad y por lo tanto la comunicación se debe extender a toda la población.

 

El estilo de UNI Radio

        Dudas frecuentes

¿Veintiuna personas o veintiún personas?

No se recomienda decir veintiún personas porque el numeral uno y los compuestos que lo contienen (como veintiuno) solo se convierten en un o veintiún delante de un sustantivo masculino (veintiún jugadores) o de uno femenino que comienzan por una letra a acentuada (como en veintiuna almas).

¿Vámonos o vámosnos? En las formas verbales que terminan con el enclítico nos, se pierde la s de la primera persona del plural del subjuntivo usado con valor de imperativo. Por lo tanto, es preferible vámonos y dejémonos, en lugar de vámosnos o dejémosnos.

¿Prever o preveer? Prever significa ‘ver con anticipación’ o ‘disponer o preparar medios para futuras contingencias’. Algunos hablantes confunden la terminación con la del verbo proveer. Algo similar ocurre con rever (‘volver a ver’) y reveer, cuyo uso tampoco parece recomendable.

¿Creo que o creo de que? En algunos casos, se agrega la preposición de delante de la conjunción que. Las formas normales son creo que, pienso que, me preocupa que, temo que y dijo que, entre otros ejemplos. Creo de que o pienso de que son poco recomendables, por asociárselas con hablantes poco instruidos.

Uso del gerundio. Se suele censurar el gerundio (comiendo, cantando, viviendo) como un adjetivo, por ejemplo, en el artículo criticando al ministro, en lugar de el artículo que critica al ministro.

En caso de dudas léxicas se sugiere la consulta a las siguientes obras:

  • Diccionario del español integral de la Argentina, disponible en http://www.clarin.com/diccionario, en el que se encontrarán muchos términos o definiciones de uso rioplatense.
  •  Diccionario del español del Uruguay, de la Academia Nacional de Letras, que reúne términos empleados en Uruguay y no recogidos por el Diccionario de la Lengua Española
  • Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española, disponible en www.rae.es.

 

Expresiones a evitar

Hubieron. Cuando el verbo haber se emplea para denotar presencia o existencia, se usa solo en tercera persona del singular. En presente se dice hay una casa (un solo objeto) y hay dos casas (varios objetos). En pasado, ocurre lo mismo: hubo una casa y hubo dos casas, aunque algunas personas usan la forma hubieron casas, que muchos hablantes cultos consideran poco prestigiosa. Tampoco se recomienda van a haber dos casas (en lugar de va a haber dos casas) o pueden haber dos casas, entre otros ejemplos.

Vistes. Los verbos en pasado simple en segunda persona del singular, como viste, estuviste y comiste, entre otros que terminan en –ste. Las formas terminadas en –stes como vistes o estuvistes se asocian a hablantes poco escolarizados. 

Váyansen. Las formas imperativas como váyanse, córranse o siéntense (segunda persona del plural) terminan en la vocal e del pronombre se. Por lo tanto, váyansen o siéntensen, con la –n final deben evitarse por asociárselas con hablantes poco cultos.

Háyamos. Los verbos en la primera persona del plural siempre se pronuncian como una palabra grave. No se recomienda háyamos, váyamos o cómamos, entre otros ejemplos.

Malas palabras. UNI Radio no utilizará malas palabras, salvo en citas textuales o en contextos altamente pertinentes, de alta coloquialidad. Su uso no puede ser la tónica de la expresión en los programas.

Sugerencias

No abusar de los lugares comunes y frases hechas. Particularmente habituales en el periodismo deportivo y policial, estos empobrecen el discurso. Una breve lista es la siguiente: ganó por la mínima diferencia, el fantasma del descenso, la metió como con la mano la lotería de los penales, los inadaptados de siempre, hondo pesar, fatal accidente, trágico suceso, tensa calma, el flagelo de la droga, voraz incendio, obreros del volante, el hecho fue perpetrado, amantes de lo ajeno, se dio a la fuga, masiva concurrencia, el mejor amigo del hombre.

También es conveniente tener en cuenta que ciertas palabras comienzan a utilizarse de manera abusiva, como comodines, cuando podrían ser reemplazadas por otras más precisas en determinados contextos. Ejemplos recientes son búnker (que se utiliza hoy para denominar a los comandos de campaña) y escenario (que se emplea tanto cuando se erra un penal como cuando aumenta el precio del barril de petróleo).

Evitar las repeticiones y cacofonías. Un ejemplo de repetición podría ser: El director se preocupa por las habituales preocupaciones de su cargo. En cuanto a las cacofonías, son combinaciones de sonidos reiterados y poco agradables (en su profesión, se maneja con precisión y atención).

Prestar atención a la puntuación. En algunos casos, la lectura incorrecta de un signo de puntuación puede afectar el significado de lo que se dice. Por ejemplo, no es lo mismo Los ganaderos que denunciaron a las autoridades realizaron una manifestación (solo se habla de aquellos ganaderos que denunciaron a las autoridades, y no de los otros) que Los ganaderos, que denunciaron a las autoridades, realizaron una manifestación. En este último caso, se habla de la totalidad de los ganaderos, puntualizando que realizaron una denuncia.

Hablar con rigor y exactitud. En la medida de lo posible, siempre utilizar cifras, en lugar de giros como varios, algunos o un grupo, entre otros. Siempre se optará por redondear las cifras, excepto en casos donde mencionar el número exacto aporte información útil.

Evitar los condicionales. El uso de los condicionales, particularmente en los títulos, resta asertividad a las afirmaciones (por ejemplo El Gobierno devaluaría). En ocasiones en que un dato no está confirmado, el condicional puede cambiarse por parece, según indicios o (se) estudia, según el caso.

Evitar las generalizaciones. Es importante ser precisos, por lo que se evitarán afirmaciones que incluyan a todos los estudiantes, los médicos uruguayos o los migrantes dominicanos, por solo citar algunos ejemplos.

Restringir el uso de adjetivos. En particular, se evitarán los adjetivos antepuestos (la fantástica fiesta) o los calificativos, es decir aquellos que expresan cualidades, propiedades, estados o características de las entidades a las que modifican (lindo, vieja, nervioso, entre muchos otros).

Tratamiento de las siglas. No se utilizarán, salvo que constituyan el nombre de una institución (como en Antel o Ancap, entre otras) o sean muy conocidas. Cuando se opte por hacerlo, en la primera aparición se desplegará el nombre completo de la institución, para luego, sí, optar por el uso de la sigla.

Palabras de origen extranjero. La recomendación es no abusar de su uso si no se agrega información con el término extranjero y este puede entorpecer la comunicación. Tal es el caso de algunos usos de expertise en lugar de experiencia.

Evitar el mismo, la misma. Se sugiere no utilizar el mismo o la misma con sentido anafórico (es decir, para señalar algo que ya se mencionó en el texto. Con igual sentido pueden usarse este o esta.


Discurso y discriminación

Posición de UNI Radio

En UNI Radio no se utilizarán estigmatizaciones o generalizaciones inadecuadas. La siguiente es una lista de ejemplos a tomar en cuenta.

Género. Actualmente, se ha extendido la costumbre de macar el género, utilizando fórmulas como compañeros y compañeras, o profesores y profesoras, entre otros. UNI Radio mantiene en todos los casos una postura no discriminadora. Sin embargo, no se trata de un recurso natural del español.

Por lo tanto, y para dar más agilidad al discurso, se comparte la postura de APU, que recomienda no utilizar estas formas por cuestiones de facilidad. En UNI Radio, el uso desplegado del masculino y el femenino se limitará a fórmulas de saludos.

Adolescentes. Tal como recomiendan las organizaciones vinculadas a la protección de derechos de la infancia, en UNI Radio no se usará la palabra menores, sino que se utilizarán otras como adolescentes, jóvenes o niños, de acuerdo con la edad de las personas a las que se esté refiriendo.

Explotación sexual infantil. Siempre se utilizará esta expresión, en lugar de prostitución infantil, de acuerdo con recomendaciones de organizaciones de protección a la infancia.

Violencia doméstica, de género o machista. Siempre se usarán estas expresiones, en lugar de crimen pasional u otras similares que pueden contener connotaciones positivas o al menos más benevolentes con el agresor.

Estereotipos o vocabulario despectivo. En UNI Radio se evitan las expresiones estigmatizantes. Sin embargo, en algunos contextos en que no lo son, se recomienda usar el lenguaje cotidiano. Por ejemplo, se hablará del Negro Obdulio Varela o el Negro jefe, apodo por el que era conocido el futbolista, en lugar de utilizar una palabra artificial en ese contexto, como sería el Afrodescendiente jefe.

 

Fuentes y referencias bibliográficas

Academia Nacional de Letras (2011), Diccionario del español en el Uruguay. Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental.

Antena Radio Internacional, Manual de estilo <disponible en: http: //www.enantenaradio.com/manual_de_estilo.html.>, consultado el 20/8/2015.

López Vigil, José Ignacio (1997), Manual urgente para radialistas apasionados. Quito: AMARC, Friedrich Ebert Stiftung, FIP.

Manual de Estilo de la Agencia Pulsar. El continente es el contenido, <disponible en: https://radioformateca.wordpress.com/2013/11/06/el-continente-es-el-contenido-manual-de-estilo-de-la-agencia-informativa-pulsar/ >, consultado el 28/12/2015

Manual de Estilo Red de radio Universitaria de Colombia <disponible en: http://www.javerianacali.edu.co/en-construccion-8>, consultado el 28/12/2015

Plager, Federico (2008), Diccionario integral del español de la Argentina, Buenos Aires: Tinta Fresca- Voz Activa. <disponible en: http://www.clarin.com/diccionario>, consultado el 28/12/2015

Radio Nacional de Colombia, Manual de estilo, <disponible en:  http://www.radionacional.co/content/manual-de-estilo>, consultado el 28/12/2015.

 Real Academia Española (2015), Diccionario de la lengua española, Madrid: Espasa Calpe. 23ª ed.

Real Academia Español y Asociación de Academias de la lengua española (2005), Diccionario panhispánico de dudas, Bogotá: Santillana, <disponible en <http://www.rae.es/recursos/diccionarios/dpd>, consultado el 20/8/2015.

RTVE. Manual de estilo <disponible en http://manualdeestilo.rtve.es/>, consultado el 20 de agosto de 2015).

 

 

Redacción

Lic. Oscar Orcajo, director de UNI Radio

Lic. Profa. Gelsi Ausserbauer, Asist. Departamento de Medios y Lenguajes

Diseño web  

Lic. Ismael Viñoly, becario de UNI Radio

Categorías: Novedades de UNI Radio

Comments are closed.